El diseñador israelí Izhar Gafni trabajaba en EEUU en una empresa de ingeniería y decidió construir una bicicleta de cartón. Al hacer las primeras consultas a diferentes ingenieros de su compañía, le aseguraron que su idea era imposible porque el cartón no soportaría el peso de una persona. Abandonó la empresa pero no la idea.

El emprendedor israelí, construyó una resistente bicicleta de cartón con la que espera revolucionar el transporte público debido a que cuesta sólo 10 dólares. “Se trata de una bicicleta urbana, la más sencilla que puedas imaginar, pero suficientemente resistente como para convertirse en un buen medio de transporte”, explicó Gafni.

La bicicleta es ligera, fuerte, resiste al agua y la humedad, es impermeable al óxido y puede soportar hasta 140 kilos de peso.