Esta excéntrica casa al mejor estilo Hobbit fue construida por un artista anónimo de origen escocés, que tardó más de diez años en apilar y dar forma a miles de piedras recogidas de campos vecinos.

La construcción comenzó en los años 80 sin permiso del propietario que había abandonado el terreno hacía muchos años. Sin embargo, a finales de los años 90 la casa fue descubierta y el artista detuvo el proyecto sin poder terminarlo. Las imágenes son de neill.