David Quinzán, habitual ladero de Xoel López y Álex Ferreira, transforma a diario y de manera sincera sus sentires más profundos en delicadas canciones que le han permitido convertirse, sin dudas, en uno de los artistas con mayor futuro dentro de la canción española.

Luego de narrar sus primeras historias en “Cetáceos”, trabajo editado en febrero de este año y que hace referencia a las emociones subjetivas del cancionista, el cantautor tomó distancia de aquel primer reflejo, puso a un costado sus saudades y apenas ocho meses después revalidó su intenso trajinar musical con su segundo EP “El Aullador”, material compuesto por cinco minuciosas piezas que dejan flotando en el aire impresiones de cambio y esperanza.

David Quinzán

David Quinzán

Con la inspiración aflorando por doquier y escoltado por una armónica banda formada por Nicolás Vieites (guitarra eléctrica), Fran Sanz (bajo) y Fernando Lamas (batería),  Quinzán se desenvuelve como un fecundo creador de historias que poco a poco van tomando notoriedad y que son una muestra inequívoca de todo su potencial compositivo.

Si bien hay un corto recorrido entre cada uno de tus EPs, ¿En qué aspectos crees que has madurado con la llegada de El Aullador?

En “El Aullador” hay canciones que veníamos tocando desde los primeros ensayos para “Cetáceos” y canciones que se terminaron justo antes de entrar a grabar. En estos meses la banda ha ido haciéndose con un sonido propio que yo creo que está basado en la omnipresencia de la guitarra acústica y la creatividad de Fer Lamas en la batería. El primer Ep encerraba una urgencia que ya casi recuerdo con nostalgia, pero creo que los nuevos temas siguen abriendo camino.

El próximo disco quiero trabajarlo más en casa, ya que me da la impresión de que siempre se pierde algo de las maquetas que es interesante, así que será una combinación de trabajo casero y de estudio.

Ambos discos, principalmente el primero, tienen un palpable acento intimista, ¿Qué sentimientos son los  primeros en hacerse presentes al momento de componer?

Cuando publiqué “Cetáceos” mi madre acababa de morir tras dos años de enfermedad. En ese momento todo estaba a flor de piel y ese disco fue un refugio. Pese a la exposición, cuando estás componiendo o tocando te estás refugiando, eso es lo que yo siento.

David Quinzán

David Quinzán

Tienes una gran hermandad musical con Xoel López y Álex Ferreira, ¿Cómo influyen esos vínculos en los genes de tus canciones?

Tanto Álex como Xoel me han inspirado mucho siempre y he aprendido de ellos. Supongo que tengo bastante interiorizada la música de ambos, así que no sabría decirte hasta que punto aparecen cuando estoy componiendo algo, no lo puedo juzgar desde afuera.

Estás dando pasos muy firmes dentro del género  de cantautor, ¿Cómo ves la escena actual de la canción española?

Pues la veo muy saludable, ahí están los dos nuevos discos de los artistas de la pregunta anterior y muchos otros. Soy optimista con esto, se están haciendo buenos discos, además creo que cada vez nos vamos quitando de encima más prejuicios y etiquetas. Xoel, Álex, Fon Román, Nacho Vegas, Silvia Pérez Cruz, Iván y Amaro Ferreiro, Fabián, etc, etc. El panorama es interesante, sobre todo en lo que está por venir.

Termina un año muy fructífero tanto en tu etapa solista como en lo relacionado con tu participación en otros grupos, ¿Cuáles son las principales metas para el 2013?

Mis metas son mantener este nivel de actividad musical, seguir viviendo y aprendiendo de la música y grabar un disco “largo” el otoño o invierno que viene.

Por Lucas Benjamin

Escucha aquí a “Cetáceos”, primer EP de David Quinzán