Martín Bruhn, percusionista argentino que se dejó atrapar por el encanto de Madrid hace poco más de once años, puso en primer plano los ritmos folclóricos que lo interpelaron desde su juventud y consiguió moldear con sabiduría de artesano a “Criollo”, un original trabajo de estudio que referencia los genes musicales del artista, donde conviven los rasgos más tradicionales de la música popular latinoamericana con las nuevas tecnologías y las vanguardias de la electrónica.

Editado por el sello independiente Viento Azul, propiedad del cancionista Lisandro Aristimuño y quien además le puso su enérgica voz a “Loop de copla”,  el disco evidencia toda la creatividad del cordobés, quien con grandes acompañamientos como los de Raúl Carnota y Tomás Gubitsch, caminó libertario y sin prejuicios en busca de inspiradoras confluencias musicales que finalmente se hicieron cuerpo en el espíritu de las diez canciones que integran el álbum.

Martín Bruhn

Martín Bruhn

Con piezas mucho más bailables en mente, el artista prepara nuevas obras, que sin descuidar las raíces folclóricas, estarán amalgamadas por oleadas electrónicas más profundas ideadas para ser interpretadas principalmente en la escena del vivo.

A pesar de que el disco tiene varias marcas de la electrónica, el folclore siempre es el protagonista principal, ¿Fue una búsqueda intencionada o simplemente se dio así?

Tenía la necesidad de hacer un disco que me representara a mí, lo que soy, un lugar donde registrar algo de lo vivido, recogido y aprendido en tantos años tocando para otros artistas y buscar mi “voz” propia; el folclore estuvo y está siempre presente en mí, es lo que me diferencia de los demás, así que partí desde ahí, de lo que me era más cercano hacia la electrónica, es un camino inverso al de un Dj o un músico electrónico, yo vengo desde el otro lado así que quería que ese gusto a tierra esté bien presente.

En “Greensleeves” hay un relato que narra avasallamientos que han sufrido históricamente los pueblos de Latinoamérica, ¿Crees que con “Criollo” de alguna manera estás reivindicando el valor la cultura latinoamericana?

No lo hice en un plan “cheguevarístico”, pero lo que sí creo y veo es que la cultura latinoamericana y sobretodo su música está siendo revalorizada. Hoy vas a los lugares más raros y están pasando cumbias, música andina, etc.

Greensleeves es un tema ingles hermoso que me lo mostró Tomas Gubitsch (con él lo grabamos) y tenía unos samplers de una persona que para mí es mi gurú y uno de los mejores cantantes de la música folclórica,  Alfredo Ábalos, donde él habla de muchas cosas pero sobretodo de la época de Malvinas y la depredación cultural que se hizo por esas fechas.

Además de participar en el disco, que incluso fue editado a través de su sello, Lisandro Aristimuño te acompañó en la gira que hiciste por Argentina, ¿Cuánto tiene que ver su influencia en tu camino como solista?

Martín Bruhn

Martín Bruhn

Lisandro fue y es una influencia muy grande para mi, su música, su forma de plantearla, de vivirla, de defenderla. Tuve la suerte de conocerlo y poder tocar con él y en un viaje a España escuchó “Criollo” y me dijo “quiero editarlo en mi sello”.

Para mí fue como finalizar algo de la mejor manera. En la gira Argentina vino a tocar el bajo y fue algo increíble, darme vuelta y tenerlo ahí de compañero de ritmo y bailando al lado mío. Son postales que te quedan para siempre.

Llevas más de diez años afincado en Madrid, ¿Qué consideras que le aportó a tu música tu residencia en España?

Muchísimas cosas, acá tuve la posibilidad de tocar y compartir música con gente de todos lados y también con muchos artistas argentinos que venían por estas tierras. Ese aprendizaje se nota en mi música, yo no tuve una educación musical “académica” y fui nutriéndome de estos encuentros, esa universidad callejera.

También España tiene ese poder de hacerte sentir en casa (no solo por el idioma), la idiosincrasia de esta tierra, el no tener que pedir cita para verte con un amigo como en el resto de Europa, su vida nocturna, etc. Como ya te digo, estas pequeñas cosas que te influyen muchísimo en tu vida y tu música naturalmente.

Ya has adelantado que se viene un trabajo mucho más bailable. Mas allá de lo dance, ¿Qué otras novedades con respecto a “Criollo” estimas que va a traer la obra?

Creo que tendrá un toque más electrónico, es donde estoy buscando y aprendiendo más ahora, y también un concepto de “menos laboratorio”, pensado más para el vivo, y además del folclore, que estará siempre, que es mi “DNI”, el que llevo para todos lados.

 Por Lucas Benjamin

Escucha aquí a “Criollo”