Sebastián Casafúa, cantautor uruguayo nacido en 1976, se alejó finalmente del vaivén de los enérgicos decibeles experimentados en bandas como Kirlian y Psimio y demostró en “Las causas del siniestro”, su primer trabajo discográfico en solitario, una nueva de manera conducir su expresión artística en la cual entrecruza hábilmente la intimidad de lo acústico con el ímpetu de lo enchufado.

Editado a fines del año pasado por el sello Contrapedal y La Lupa Libros, el álbum contó con la producción del talentoso Max Capote y fue masterizado en los emblemáticos estudios londinenses de Abbey Road, mítico espacio donde los Beatles grabaron gran parte de su memorable discografía.

Entretejida por historias que se cuentan por si solas, la obra está compuesta por diez sugerentes piezas que se hacen cuerpo en canciones decididamente activas como “Kasparov” y “El gospel de los que no creen en nada”, o composiciones minimalistas que se enriendan en las partes más profundas como “Estocolmo” y “Final”, conformando así un seductor LP que muestra los signos más vitales de un artista que se encuentra, indudablemente, en su etapa musical más prolífera.

Sebastián Casafúa

Sebastián Casafúa

El disco fue producido por Max Capote, ¿Qué te significó contar con su colaboración?

Max es un gran productor y un gran simplificador a la hora de resolver canciones. Fue enriquecedor y sencillo trabajar con el. Desde su óptica, de cierta forma, el rock se resume a los Beatles y George Martin y todo lo que haya que hacerle a una canción, ya fue hecho por ellos. Me resultaba muy gracioso que cuando le llevaba un tema mío y le hacía escuchar referencias de arreglos, armonías o sonoridades de artistas de los ‘90s o ‘00s, él me decía: “Ah, pero vos lo que me querés mostrar es esto”, y sacaba una canción de Los Beatles que tenía exactamente eso. Supo descubrir una forma nueva de cantar que yo no sabía que tenía y enseguida se puso en sintonía con la estética de las canciones y del disco como obra. Estuvo bueno.

El álbum te llevó más de dos años de trabajo, ¿De qué manera fueron madurando las composiciones durante todo ese tiempo?

Nunca hubo apuro. Nadie esperaba “Las causas del siniestro” y eso jugó a nuestro favor.  Las canciones tuvieron una génesis similar, desde una guitarra acústica y una noción bastante clara de sonidos, una melodía vocal y demás, pero pocas estuvieron cerradas antes de que fueran grabadas.  Eso y la curiosidad hizo que lo que nació como disco despojado, terminase contando con varias guitarras, teclados, beats y ruidos varios, ensayos y pruebas que el trabajo sin deadlines demasiados estrictos permite y de esa manera llegamos a lo que más nos gustó.

Sebastián Casafúa

Sebastián Casafúa

Si bien a lo largo del LP se pueden encontrar momentos intensos, también hay canciones como “Estocolmo” o “Final” que muestran una búsqueda más intimista, ¿Cómo crees que influye lo acústico en los climas de las obras?

Todas las canciones nacen simples, para ser tocadas con una guitarra acústica y nada más. En el proceso de grabación todas tuvieron golpes de sobra, guitarras de menos o coros innecesarios. Fuimos agregando y sacando cosas, y algunas de ellas, como “Estocolmo” o “Final” quedaron casi tal cual fueron compuestas.  Y sin dudas no precisan más ya que ese formato las hace lucirse. En principio creí que todo el disco iba a ser así.

Has integrado grupos como Kirlian o Psimio, bandas con una sonoridad diferente a lo que es tu proyecto solista, ¿Cómo fue ir moviéndote de esos lugares hasta encontrar conceptos musicales más personales?

Kirlian era una banda tremenda, Daniel Noble, uno de sus guitarristas, es quien toca guitarras en el disco y me acompaña en la mayoría de las presentaciones en vivo ahora.  Psimio fue una banda muy divertida, todos amigos tocando juntos y tuvimos un par de aciertos que nos dieron cierta repercusión. Ambas sonaban muy fuerte y en escena eran muy contundentes. Siempre me gustaron las bandas “bipolares” que podían “suavizarse” sin perder personalidad. Siempre hubo lugar para “cancioncitas” entre tanta distorsión y estas canciones nuevas no resultan tan sorpresivas considerando eso. Lo nuevo es tocarlas en vivo, solo o con otro guitarrista que es lo que hago ahora. Eso es muy distinto y se oyen los latidos en escena.

Además de seguir presentando el disco, ¿Qué otros planes tenes en carpeta para este año?

Las causas” salió en diciembre, está súper fresco y precisa trabajo, darse a conocer. Me interesa tocar mucho y armar una banda para tocar las canciones en otro formato. Quiero hacer otro videoclip (“Kasparov” tiene el suyo en www.sebastiancasafua.com), terminar unas cuantas canciones nuevas que andan dando vueltas, dibujar y algunas cosas más también.

Por Lucas Benjamin