El ingenio de Grant Thompson puede llegar a soluciones insospechadas, como en este vídeo donde transforma pantallas de televisión obsoletas en un potente quemador solar que alcanza los 2000º Fahrenheit de temperatura. La capacidad de las pantallas para condensar la luz solar, convierte a una LCD en una potente fuente catalizadora de energía solar, capaz de derretir vidrio y monedas, e incluso perforar hormigón con un rayo de sol.

El plan de Thompson fue crear una cadena de donantes en la red social Craigslist para recuperar pantallas obsoletas y reutilizarlas para contrarrestar la obsolescencia programada que genera miles de toneladas de basura tóxica. Por su gran potencia de calentamiento, no es aconsejable el uso de inexpertos o dejarlo al alcance de los niños. Siempre debe ser construido y utilizado por adultos.