Como suele decirse “no hay que empezar la casa por el tejado” -y nunca mejor dicho-, porque para empezar el proyecto de construcción de nuestra casa necesitamos tomar el asunto con paciencia e información.  Recientemente en Wan Awards y en Plataforma Arquitectura destacaban la construcción de la primera casa con madera, barro y balas de paja en el barrio romano de Quadraro.

Diseñada por BAG Offinamobile, la casa parece ser una réplica moderna de la arquitectura tradicional romana, ya que cuenta con una estructura de entramado de madera y muros de paja, revocados con una mezcla de tierra local y adobe triturado.

La biocontrucción o biotecture, las earthships y otros tantos modelos de construcción naturales, han tomado la suficiente relevancia en los últimos años como para plantearnos más en serio vivir en sitios realmente saludables. Esta nueva ola de arquitecturas sinérgicas y colectivas están acaparando la atención de especialistas y científicos en todos los continentes. Vivir en entornos sanos ya no es cosa de hippies locos que se mudan al campo para comer plantas.

Actualmente cientos de colectivos de diversas disciplinas afines, amplían continuamente sus propuestas dedicando grandes esfuerzos a la investigación y el desarrollo de una nueva arquitectura contemporánea. Ni más ni menos, hablamos de técnicas tradicionales y milenarias, guardadas entre los secretos de la caja de pandora.

En estos diseños no hay secretos ni obras de ingeniería galáctica, simplemente se trata del buen uso y estudio del terreno y de los materiales que nos ofrece. Ya hay cientos de estudios y pruebas científicas avalan el uso de materiales orgánicos, ya que logran niveles muy altos de eficiencia térmica debido a su poder de aislación. Son espacios que se caracterizan por conservar la temperatura ambiente, evitando por completo la humedad.

De esta manera también se transforman en sitios apropiados y saludables para habitar. Al mantenerse la temperatura en niveles equilibrados, el ambiente se mantiene estable y se logran reducciones considerables en los costos de calefacción y refrigeración, ahorrando hasta un 65% de consumo energético. En breve os mostraremos más avances de la obra, a continuación las imágenes.