Esta es la historia de tres amigos que emprendieron un divertido proyecto de viaje llamado Hank Bought a Bus (Hank se compró un autobús). El plan surge de Hank Butitta, que junto a Justin Evidon y su hermano Vince, tuvieron la brillante idea de reciclar por completo un autobús escolar que estaba abandonado.

Rodando ahora mismo en pleno verano de California, este simpático proyecto motiva a muchos seguidores que rápidamente se plantean la idea. Nos encontramos con una nueva aventura sobre ruedas, quizás un disparador para otros, pero lo cierto es que son cada vez más los viajeros que se atreven a recorrer el mundo a bordo de sus caravanas y lo comparten en la red. El concepto de la idea lo escribe Hank en su web: “A veces el mejor plan es no tener uno”. Y así estos tres amigos recorren miles de kilómetros sin presumir de planes.

El resultado puede verse en las imágenes, se trata de una casa totalmente equipada, funcional y moderna. El diario de viaje puede verse en el sitio web del proyecto, donde estos tres viajeros, a través de vídeos y fotos, comparten su día a día con los lectores. A continuación las imágenes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.