Vanguardista desde sus primeras horas, el músico uruguayo Martín Buscaglia cautiva a propios y ajenos con genuinas posturas artísticas y una búsqueda sonora sumamente original que lo convierten, indudablemente, en uno de los artistas más imprevisibles y creativos de todo el universo hispanoamericano de la canción.

Lúdico y experimental por naturaleza, el montevideano perfila su obra de cara a su existencia más terrenal y fomenta un sincero encuentro entre el hecho artístico y el devenir inevitable de lo cotidiano. El aura de Buscaglia convoca, propone, impulsa. Toda su obra simboliza, en sí misma, un gran disparador que va fluctuando espontáneamente, intentando sacudir los pensamientos almidonados de sociedades que, en muchas ocasiones, legitiman la estandarización del arte.

Rodeado de un estimulante entorno desde su niñez, el rioplatense realizó sus primeros acercamientos a la música de la mano de su padre Horacio y otros grandes referentes de la cultura popular uruguaya como Eduardo Mateo y Rubén Rada. Ese andamiaje indeleble lo ha ido transformando en un artista vital, auténtico, decididamente ingenioso.

Posiblemente por tales razones, el cancionista parece nunca aminorar el ritmo y continúa avanzando por su singular sendero con la flamante llegada de su nuevo material: «Somos libres», última novedad discográfica basada en los registros crudos y despojados de un ciclo que supo realizar a mitad del año pasado en la ciudad de Buenos Aires. El álbum, grabado en vivo a voz y guitarra, está compuesto por canciones inéditas y piezas de trabajos anteriores, que salen a la luz envueltas en un manto intimista y representan, innegablemente, la creatividad de un espíritu realmente libre.

Martín Buscaglia (Ph Fabián Bia)

Martín Buscaglia (Ph Fabián Bia)

Cotidianidad

El acontecer diario es, probablemente, una de las aristas más frecuentadas por el multiinstrumentista al momento de componer. Lo corriente, el mero estar y los aprendizajes, todos ingredientes de un mismo caldo creativo: “Vivir es la única fuente de inspiración. Las posibilidades son infinitas, artísticamente nunca me pasó de estar en un sillón tirado sin saber qué hacer a continuación. En general el problema es qué sendero tomar de los muchos que se abren a cada paso, y elegir qué cosas son las adecuadas para hacerte compañía en ese  camino. Al hacer una canción o un disco nuevo, siempre aprendés”.

Familia de artistas

Hijo de Horacio Buscaglia, recordado músico y director de teatro, y Nancy Guguich, compositora y referente por excelencia del entretenimiento infantil,  Martín se fue adentrando en el mundo de los «grandes» y comenzó, tal vez sin demasiada conciencia, a delinear sus principales rasgos artísticos. A pesar de aquel inspirador preludio, el cantautor no considera determinante todo ese inicial contexto en la manera en que ha desarrollado toda su obra hasta el momento: “Música es música. ¿Si el haber nacido en una familia de artistas influyó en mi modo de ser como artista? Es probable. Pero no inevitable. Tus padres pueden ser artistas y vos ser neurocirujano o hooligan. Y viceversa”.

Indomables

«El Pimiento Indomable», delicioso fruto producto de una maravillosa labor en conjunto con el músico español Kiko Veneno, es el último disco de estudio de la carrera del artista uruguayo, quien a casi dos años del lanzamiento del álbum valora sobremanera aquella experiencia y celebra el formidable encuentro: “Fue un mojón. Convivimos un mes componiendo y grabando en Montevideo, luego otro mes en Los Ángeles mezclando. Ese proceso continúa, gracias a la cinta de Moebius que es el tiempo y por ende la música: el disco salió en el Río de la Plata, pero recién este año será el lanzamiento en España y el resto del mundo.  Se editará también en vinilo, estamos rodando unos videos y saldremos de gira con Kiko en unos meses”.

Martín Buscaglia (Ph Fabián Bia)

Martín Buscaglia (Ph Fabián Bia)

Somos libres

Sin catalogar «Somos Libres» como un trabajo delicado ni elegante, el cantautor considera que ambas son cualidades que no deben perderse de vista y subraya las particularidades de haber grabado en vivo y sólo con guitarra: La guitarra ni siquiera estaba enchufada, sólo un micro delante y tá. Es un gesto, en estos tiempos en que es tan fácil hacer un disco que suene bien, con mil chiches.  Tenía ganas de quedarme a solas un poco con la guitarra. Cuando toco con la banda no considero necesario hacerlo tanto, y cuando toco como «hombre orquesta», la premisa es otra. Al poco de lanzar el disco digital salió el nuevo de Neil Young, el que grabó en una cabina de vinilos herrumbrada. Sonreí: ahí hay sintonía”.

La música popular

Perteneciente a una extensa tradición cancionística, Buscaglia analiza la coyuntura actual de la música popular de su país y estima que lo primordial es poder crear obras que, en términos artísticos, propongan y apunten a la novedad: “Hay de todo como en botica, por suerte. Lo único imprescindible es proponer, la conciencia de que si vas a aportar más moléculas sonoras al inmenso corpus existente,  que eso sume, aporte, provoque, interpele. No lo llamaría desafío, eso implicaría enfrentarse temeroso a algo que no sabés si lograrás vencer, y la creación sólo funciona desde la naturalidad y la fluvialidad”.

Camino a Madrid

Luego de vivir un par de temporadas en la atractiva capital española, el músico volverá nuevamente a Madrid, esta vez para presentar su espectáculo «Hombre» el próximo 5 de septiembre: “Madrid es una ciudad que quiero mucho, donde viví, tengo amigos, grabé mi disco «El evangelio según mi jardinero» y mezclé «Temporada de conejos» entre muchas otras cosas más, artísticas, gastronómicas y espirituales. Va a ser la primera vez que muestre este formato de show al que denomino «Hombre», a pura guitarra y voz. Empíricamente he comprobado que toda la energía, electricidad, experimentación y coloque que se logra tocando con una banda o con aparatos diversos se mantiene estando solo con la guitarra, sólo que resignificada”.

Por Lucas Benjamin
Foto principal: Ph Fabián Bia

Escuche aquí «Somos Libres»