El artista Scott Gundersen ha reutilizado cientos de miles de corchos para crear una serie de retratos realmente impactantes. Según el propio Gundersen, la idea surge luego de su viaje por África, donde aprendió que es imprescindible reutilizar y reciclar todo lo posible.