Inspirado en la vasta cultura japonesa en torno al cultivo de diminutos árboles, la start-up Hoshinchu creó un innovador proyecto llamado ‘Air Bonsai’, un sistema que mantiene a las plantas en el aire casi por arte de magia. El kit está compuesto de dos dispositivos magnéticos – la base y el flotador – que suspenden al bonsái de la superficie, a la vez que rota ligeramente en el espacio.

Las pequeñas macetas cuentan con diseños exclusivos hechos a mano, especialmente pensados para el proyecto. Asimismo, los creadores desarrollaron dos tipos de rocas flotantes, dándoles un aspecto musgoso más realista.

La iniciativa que combina tecnología y arte, actualmente se encuentra en fase de financiamiento, esperando recolectar los fondos necesarios para impulsar la creación y producción de estos novedosos artefactos.