Empleando la técnica de la acuarela, el artista estadounidense Adam Lister recrea originales obras de arte que remontan a la antigua estética pixelada de 8 bits. Desde Da Vinci, pasando por emblemáticos monumentos y hasta ficticios héroes cinematográficos, las composiciones fusionan el cubismo con el color, para resultar finalmente en estas singulares pinturas.

Su inspiración se remonta a los primeros años de su niñez con los videojuegos de consolas como Atari y Nintendo. Los primitivos gráficos en forma de bloques de aquellos juegos son trasladados a sus creaciones dándoles un toque ‘vintage’, incluso a las temáticas más modernas.

Alguna de sus obras, también son realizadas en versiones de 3D. Procede a digitalizar la pintura y luego a modelar a mano cada uno de los pequeños cuadros en una fantástica escultura tridimensional.