El zoológico de Melbourne en Australia ofreció una experiencia única a los visitantes de sus instalaciones, en el marco de su exposición de lémures. Tras realizar un proyecto de la mano de diversos arquitectos y grupos de diseñadores de la región, desarrollaron una ruta de inmersión total al aire libre adecuada con elementos propios del hábitat de los primates, para propiciar un espacio donde los asistentes pudieran conocer de cerca a estos animales y compartir con ellos.

El montaje que asemeja un paisaje de selva tropical, combina pequeñas estaciones estilo casas de árbol construidas con finas fibras de madera y material orgánico entretejido, con parajes de arbustos y piedras que van marcando el recorrido por diversos puntos lúdicos para interactuar con las criaturas.

El diseño fue pensado como una construcción sustentable y amigable con el entorno, por lo que se emplearon gran cantidad de materiales reciclables de bajo mantenimiento y bajo impacto ambiental.