Buscando alternativas que permitan potenciar la producción de arroz y lograr abastecer al mercado asiático en la problemática de la falta de campos de cultivos, Jin Ho Ki ideó un diseño de huerto vertical que podría generar alimento para alrededor de 3 mil millones de personas.

La tecnología propuesta consiste en la siembra aeropónica, la cual requiere pocas cantidades de agua y puede ser implementada en zonas urbanas, lo que brinda mayor acceso a  pobladores locales así como reducción en costos de traslado.

La estructura se levanta a partir de bambú en forma de paralelogramos creando varios pisos con terrazas para cultivar el cereal, logrando mantener la hidratación ideal de las plantas con un sistema de riego natural que funciona con la gravedad.

El ecológico e innovador invento, obtuvo un reconocimiento en el concurso Rascacielos Evolo, ya que representaría una solución a la creciente demanda de este alimento, como consecuencia del incremento de la población en la región.