Una pequeña franquicia de bollería ubicada en Madrid llamada Pan y Pasteles, ha logrado captar la atención de los transeúntes, gracias al novedoso diseño que posee en su interior. Se trata de una propuesta artística desarrollada por el equipo de IDEO Arquitectura, quienes combinaron estilos contemporáneos, modernos y rústicos, para darle al espacio la personalidad única y atrevida que caracteriza a la marca.

Siguiendo la directriz de emplear el color magenta como imagen corporativa, el estudio instaló un impactante techo colgante con miles de delicados cilindros de madera, que contrastan con las toscas paredes de ladrillos.

El escenario se completa con el juego de luces y mobiliario, este último también rosado, que finalmente ofrecen un cálido ambiente para los que desean disfrutar de un espacio relajado y elegante.