La artista argentina Marta Minujín realizó una emblemática instalación en la ciudad alemana de Kassel con más de 100.000 libros quemados por los nazis.

La colosal estructura se encuentra en Friedrichsplatz, un parque donde se quemaron miles de libros durante 1933.

Los textos, que fueron donados de forma voluntaria, han sido protegidos con envoltorios y montados sobre columnas que apuntalan y sostienen una estructura de techo abierto.